viernes, 4 de mayo de 2012

¿Cómo calmar las axilas después de una depilación?


Las axilas son una zona muy sensible y no es raro que después de una depilación estén irritadas. Un truco casero para calmarlas es humedecer una gasa en agua con bicarbonato y aplicártela en la axila durante unos 4 minutos.

El agua con bicarbonato ayudará a recuperar el PH normal y con ello se calmará la irritación y la piel volverá a su aspecto normal.